Un oasis en el desierto de Nevada

 

Esta fotografía es tan real como las altas temperaturas del agua que sale de sus montañas, las cuales alcanzan los 200º Celsius.

Al norte de Garlich, Nevada, en un sitio llamado Fly Ranch, se encuentra este maravilloso paisaje. En 1917 comenzó su creación, pues aunque naturalmente ha tomado esta forma, todo inició por una perforación en búsqueda de agua para riego. Los locales esperando hallar una fuente de agua llegaron a este sitio, la sorpresa estuvo en las altas temperaturas del lí­quido que evidentemente imposibilitaban su uso. Años más tarde, en 1964 se hizo un nuevo intento por encontrar agua que sirviera para dicho fin, pero una vez más fracasaron.

Las perforaciones, en su gran mayoría, se sellaron naturalmente. La que vemos en la fotografía es una de las pruebas de que no todos los sellamientos fueron permanentes, a diario esta estructura calcárea de 1.5 metros, expulsa agua a una altura de hasta casi 4 metros. Es una de esas atracciones que es mejor ver pero ¡no tocar!
La montaña aún no deja de crecer. Locales y expertos que llevan años observando esta belleza natural, han sido testigos de que la estructura continúa en crecimiento. El agua que sale de allí­ es distribuida en unas 40 piscinas que se encuentran alrededor.

No Comments:

Add a Comment

Leave a Reply